Pasta wonton casera

Pasta Wonton, pasta wantan, cocina asiatica

Muchos amigos me preguntan donde se puede conseguir la pasta Wonton y aunque es muy fácil de conseguir en cualquier supermercado asiático, las cosas hechas en casa siempre saben mejor, por eso quiero enseñaros a preparar de una forma sencilla la pasta Wonton de forma casera, con la que podréis cocinar mi receta de Sopa Wonton y  muchísimos otros platos de la cocina asiática.

Aunque hoy vamos a utilizar la pasta wonton para hacer una deliciosa sopa, esta pasta también se puede cocinar de otras formas como frita o de forma más saludable al horno, con una fina capa de aceite y al vapor, todas estas recetas, las iré compartiendo poco a poco.

Es una receta muy fácil, que necesita muy pocos ingredientes. Al mezclarlos en el bol, el resultado es una masa compacta y que hay que trabajar con esmero hasta conseguir una textura adecuada, con unos tiempos de reposo que debemos respetar para conseguir al final nuestra masa perfecta que estiraremos y cortaremos con la forma adecuada para preparar nuestros deliciosos dumplings caseros.

Si queréis hacer una buena cantidad de pasta y no la vais a cocinar toda el mismo día, podéis reservarla en la nevera durante tres días o en el congelador hasta un mes. Espero que os animéis a prepararla en vuestra casa.

Pasta Wonton, pasta wantan, cocina asiatica

Ingredientes: para hacer 25 piezas de pasta wonton

Ingedientes Small

  • 300 g. harina de trigo
  • 50 ml. de agua (si usáis huevos de tamaño normal, podéis añadir de 1/2 a 1 cucharada más de agua)
  • 2 huevos (yo utilizo tamaño XL)
  • 1 cucharadita sal

Elaboración

  1. Ponemos la harina en un bol.
  2. En otro bol pequeño, mezclamos 2 huevos con agua y sal.
  3. Vamos añadiendo poco a poco.
  4. Es una masa muy compacta y un poco difícil de trabajar, así que paciencia.
  5. Amasamos unos 10 minutos, hasta conseguir una masa lisa.
  6. Tapamos con un film y dejamos reposar en la nevera durante 1 hora.
  7. A continuación amasamos otros 10 minutos.
  8. La dividimos en 2 partes.
  9. Extendemos la masa en forma rectangular hasta conseguir un grosor de unos 3 milímetros.
  10. Usamos maicena cuando sea necesario.
  11. Una vez terminadas las 2 piezas, las doblamos por la mitad, las tapamos con un trapo húmedo y las dejamos reposar durante 1 hora más.
  12. Finalmente extendemos nuestra masa hasta conseguir un grosor de 1 milímetro.
  13. Una vez tenemos la masa bien extendida, la cortamos en cuadrados de 9 x 9 centímetros. Así es como queda.
  14. Los cubrimos bien con maicena para que no se peguen y ya están listos para usar.
  15. Se pueden conservar 3 días en la nevera y hasta 1 mes en el congelador.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.